Los Corrales mi Pueblo.es

   
 
 
LOS CORRALES

Inicio Como llegarHistoria MonumentosGeografia Gastronomía El_Tiempo FiestasSociedadTurismo RuralNoticias Empresas

SERVICIOS

AlojamientosDonde ComerTeléfonosSellar Tarjeta Paro Diccionario

GALERIA DE IMAGENES

FOTOS LOS CORRALES
Virgen BuensucesoSemana SantaRomeríaFeriaPaisajesGentes

ENLACES

Directorio de EnlacesDescargasLoterías

Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico
CONTACTA

Envía tus noticias

 
PRENSA DIARIA
prensa
Seleccione el diario
que desee leer
 
Eres el visitante
Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis
 
DATOS HISTORIA DE LOS CORRALES (AÑO 1992)
MILAGROS   DE  LA  VIRGEN  DEL  BUENSUCESO

            Cuentan las leyendas que hallándose un padre y su hijo en el campo trabajando él chaval hizo una travesura, y el padre enfurecido le gritó: “¡Que te lleve un remolino!”, y así ocurrió, apareció un misterioso remolino que envolvió al niño elevándolo por encima del suelo. El padre, asustado y arrepentido le pidió a la Virgen del Buensuceso de la que era fiel devoto, que aquello cesara y devolviera a su hijo a la tierra, y sus súplicas fueron escuchadas.

            Una vez el niño se posó en el suelo de nuevo le dijo a su padre que estando dentro de aquel misterioso torbellino vió la imagen de una Virgen, el padre, persona muy piadosa, le pidió que le contara como era esa imagen, cosa que hizo el pequeño en el acto:”¡Era una señora con un manto muy grande y un Niño en brazos!”.

            El buen hombre, con tan escasa descripción, no podía reconocer una Virgen concreta, así que en compañía del hijo, se dirigió a Antequera, en donde por entonces había un taller de imagineros y pintores. Los artistas mostraron al joven todas las obras de arte con representación de vírgenes que tenían en su taller, más él no reconoció a ninguna. Pero cuando ya se iban vió detrás de una puerta un cuadro escondido y el niño gritó de alegría al reconocer la Virgen que el vió dentro del remolino. Pero si el joven se alegró, no fue menos la sorpresa de los artistas cuando admitieron que no sabían que hacía ese cuadro allí, pues ninguno de ellos recordaba haberlo pintado. El padre les rogó que se lo vendieran al precio que fuera, pero ellos no lo aceptaron y vieron que lo mejor era que se lo llevaran sin mas, pues allí no lo reconocían como propio. Padre e hijo partieron llenos de gozo pues esa era la Virgen milagrosa que se le había aparecido.

            No obstante, los pintores, una vez que ellos se habían marchado, pensaron que con el afán que les rogaban que les vendiesen la imagen podían haber sacado un buen dinero, y ellos se la regalaron sin más. Y movidos por la codicia fueron en busca del padre y el hijo para exigirles el pago de la obra. Y en el momento que los tenían casi al alcance ocurrió otro milagro: un riachuelo que separaba el piadoso padre y su hijo de sus persecutores creció inesperadamente impidiendo su captura, así que los codiciosos artistas se dieron por vencidos y reconocieron a los verdaderos dueños de tan misterioso cuadro.

            Padre e hijo llegaron a su hogar, en la calle de las Siete Revueltas en LOS CORRALES, colocaron el cuadro en un lugar privilegiado de la vivienda e hicieron voto para que nunca a aquella milagrosa imagen le faltara una luz que les iluminara el rostro a tan bella Virgen y su hijo

            Pero un milagro mas rondaba la vida de este padre y su hijo. Yéndose un día al campo, como lo hacían todos los días, se encontraron con que, al finalizar la jornada de trabajo, les sorprendió una terrible tormenta que les impidió volver al pueblo teniéndose que quedar a pasar la noche en el campo. A ambos les acongojaba el hecho de que el aceite que mantenía viva la llama de su Virgen se acabara y esta se quedara sin luz en una noche tan mala de tormenta. Y sus temores se hicieron realidad: el aceite se terminó y la llama se apagó... pero aquí surgió otro hecho milagroso de Nuestra Señora: en la antigua techumbre de vigas prendió una pequeña llama de luz que permaneció encendida hasta que ellos llegaron al día siguiente, manteniéndose así iluminados los rostros del Niño Jesús y su Santa Madre. Y cuentan las historias que le viga permaneció quemada durante muchísimos años y que ni la blancura de la cal podía ocultarla.

            Al cabo de los años el cuadro de la Virgen del Buensuceso fue trasladado a la iglesia parroquial de Santiago el Mayor, en esta villa de Los Corrales, y aquí fue y sigue siendo muy venerado. Durante la ultima contienda  civil fue destrozado, pero milagrosamente se pudo salvar el centro del mismo que es un pequeño recuadro que contiene los rostro de la Virgen y el Niño y que afortunadamente fue posible restaurar y devolver a su lugar original en una de las capillas del templo parroquial.

            El hecho de que en Los Corrales se venere a la Virgen del Buensuceso es inusual, en los pueblo de la comarca de Osuna lo normal  es que se rinda culto como patrona a la Virgen del Rosario, por ser las duquesas de Osuna muy devotas de esta Virgen. Cada vez que se independizaba una pedanía de la villa ducal se le otorgaba a la parroquia correspondiente la imagen de la Virgen del Rosario. En la iglesia de Los Corrales existe una antigua imagen de advocación pero transformada a Virgen Del Buensuceso.

            La festividad de nuestra Patrona se celebra el primer domingo de Mayo con una Romería a la Huerta de la Fuente del Esparto, donde se lleva el cuadro de la Virgen en procesión, desde hace algunos años, esta romería se traslado a mediados de marzo, fin de semana de San José.